No es la primera vez que renuncia el Papa

lunes, 11 febrero 2013 | Categoría: Derecho Canónico, Notas de prensa - 11.189 lect.

1. Esta misma mañana, hace apenas unas horas, ha sorprendido al mundo entero la noticia de la renuncia del Papa Benedicto XVI a su Pontificado. La “Declaratio”, firmada por el Sumo Pontífice en El Vaticano el 10 de febrero de 2013 y hecha formalmente pública ante el Consistorio en el día de hoy, ha sido ésta:

“Queridísimos hermanos,

Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia. Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando. Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de san Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado. Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos. Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice. Por lo que a mí respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria”.

 2. En la Historia de más de 20 siglos de la Iglesia Católica, han sido pocos los casos en los que ha renunciado el Papa. Concretamente han sido, con ésta, cuatro las renuncias Papales.  Una de los más conocidas fue la renuncia de Benedicto IX, elegido en 1032.

En 1294, Pietro del Morrone, un eremita benedictino de 80 años de edad, que vivía exclusivamente dedicado a la oración y a la penitencia, fue elegido Papa por un consistorio de 12 cardenales el 5 de julio de 1294, tomando el nombre de Celestino V. Renunció el 13 de diciembre de 1294, retirándose a vivir nuevamente su vida de oración y sacrificio. Fue canonizado el 5 de mayo de 1313 y se le conoce como el “Papa Angélico” por su fama de santidad y vida de intensa oración.

El último Papa que renunció fue Gregorio XII, el veneciano Angelo Correr, quien se retiró en 1415, dos años antes de morir.

3. El Código de Derecho Canónico de 1983, en el Canon 332, párrafo 2, prevé esta situación: “Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie”.

Por tanto, el Papa Benedicto XVI puede renunciar libremente, hacerlo de manera formal como lo hizo ante el Consistorio, renuncia que no debe aceptada por nadie, ya que es el Sumo Pontífice y Cabeza de la Iglesia.

Benedicto XVI, ya había afirmado en una entrevista publicada en el libro “Luz del mundo”, que el Papa puede dimitir cuando considera que no se encuentra capaz física y mentalmente para desarrollar el encargo confiado, respondiendo a una pregunta del entrevistador Peter Seewald.

Aunque a todos nos ha impactado la noticia de la renuncia del Papa Benedicto XVI, y considerando su gran talla intelectual, humana y espiritual, sabemos que su libre decisión ha sido profundamente meditada y reflexionada con su sólida fe y su gran sentido del deber, del compromiso y de la responsabilidad.

4. La Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, del 22 de febrero de 1996, de Juan Pablo II, sobre la vacante de la Sede Apostólica y la elección del Romano Pontífice, recoge la experiencia de muchos siglos en lo que a la elección del Papa respecta. La Sede de Roma, la Sede de San Pedro, quedará vacante a partir del próximo 28 de febrero de 2013, a las 20:00 horas, y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el Cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

El gobierno quedará confiado, a partir de ese momento, al Colegio de los Cardenales sin ninguna potestad sobre cuestiones reservadas exclusivamente al Papa. Los Cardenales que no hayan cumplido 80 años se reúnen en cónclave para elegir al Sucesor; se convoca 15 ó 20 días después de la vacante. Se celebra en la Capilla Sixtina, con la necesaria reserva y discreción. Los Cardenales se alojarán en una residencia situada en el Vaticano llamada Domus Sanctae Marthae, inaugurada en 1996, para conseguir el aislamiento y el consiguiente recogimiento que un acto tan vital para la Iglesia entera exige de los Cardenales electores.

La elección se hace por escrutinio, con una votación individual y secreta de los Cardenales electores, contando con dos tercios de los votos. En el momento en que es elegido se le pregunta si acepta ser el Papa y con qué nombre quiere ser llamado y, desde ese momento, adquiere la plena y suprema potestad en la Iglesia Universal; se anuncia su nombramiento en el balcón de la Basílica Vaticana “…habemus Papam” y el Romano Pontífice imparte la bendición “Urbi et Orbi”.

5. En el día de hoy, varios medios de comunicación como Aragón Radio, Aragón T.V., Antena 3 y TVE han contactado con el Despacho Alzate Monroy & Asociados, para solicitar información sobre esta noticia de la renuncia del Papa y ésta es la información que se ha comunicado.

Por: Patricia Alzate Monroy, Abogada y Doctora en Derecho

8 comentarios a “No es la primera vez que renuncia el Papa”

  1. El Papa Francisco recibe al Papa Emérito Benedicto XVI en el Vaticano

    Es la primera vez en la historia de la Iglesia que dos Papas conviven en el Vaticano: ayer regresó Benedicto XVI, dos meses después de renunciar al pontificado, al Monasterio Mater Ecclesiae, ubicado en los jardines vaticanos donde será su residencia definitiva, “oculto para el mundo”, según su voluntad, pero “dedicado al servicio de la Iglesia con la plegaria”, con un “respeto incondicional y obediencia al nuevo Papa Francisco”, quien le ha dado la bienvenida con gran alegría y fraterna cordialidad.

  2. […] que el mundo vea con naturalidad que un Papa puede renunciar y que su cargo, aunque es vitalicio, le está permitido renunciarlo en vida. Joseph Ratzinger siempre ha sido un hombre rompedor de esquemas, un hombre libre y de firmes […]

  3. Precioso dossier del Papa Emérito Benedicto XVI que aparece publicado en la web oficial de la Santa Sede.

  4. El título de Papa emérito no conlleva ninguna función oficial en la Iglesia, tampoco implica ningún privilegio especial, se trata tan sólo de una mención honorífica. Joseph Ratzinger permanecerá al servicio de la Iglesia, como él mismo ha afirmado. Sencillamente adecuará su actividad a las exigencias de la edad y la salud.

    En su retiro dedicará su vida a la lectura, la oración y la meditación. No hará más viajes oficiales, ni conferencias, ni recibirá visitas, ha asegurado en su última aparición pública. El monasterio Mater Ecclesiae será su residencia definitiva, se encuentra en un rincón tranquilo de los jardines vaticanos y fue construido por orden de Juan Pablo II. A esta nueva residencia el Papa emérito se llevará sus documentos privados, mientras que los relativos al pontificado serán archivados en el Vaticano.

    El anillo del Pescador no será destruido, sino anulado. Es un anillo de oro que ha llevado el Papa durante su pontificado y contiene una representación de San Pedro pescando en una barca y lanzando la red sobre tres peces. Sobre esta escena se puede leer el nombre Benedicto. Esta joya no será destruida, como sí ocurre con el fallecimiento de los Papas, sino que será inutilizada por medio de una raya o una cruz, de modo que no podrá ser utilizada como sello para documentos papales.

  5. El Papa Benedicto XVI seguirá llamándose Su Santidad Benedicto XVI y tendrá el título de Papa Emérito o Romano Pontífice Emérito, una vez renuncie a su Pontificado y quede la Sede Vacante este jueves 28 de febrero a las 20:00 horas. Seguirá vistiendo la sotana blanca simple, sin la esclavina o el pequeño manto sobre los hombros que normalmente usan los Pontífices, y no llevará los zapatos rojos de los Papas (que significan la sangre de los Mártires). Benedicto XVI se dedicará enteramente a la vida de oración y al recogimiento interior.

    El viernes 1 de marzo el decano del Colegio Cardenalicio enviará la convocatoria para el inicio de las congregaciones generales, que podrían empezar el lunes 4 de marzo, en la que probablemente se determinará cuándo comenzará el Cónclave.

  6. El Papa Benedicto XVI ha emitido un Motu Proprio, fechado del 22 de febrero de 2013, que establece algunas modificaciones importantes en el Documento Universi Dominici Gregis, sobre la próxima Sede vacante y la elección del nuevo Papa, entre ellas, la de autorizar al Colegio Cardenalicio anticipar la fecha del Cónclave antes del próximo 15 de marzo, siempre y cuando estén presentes todos los cardenales electores, así como la facultad de posponerlo máximo por 20 días, si se dan motivos graves. Esto es, que si la Sede vacante es a partir del día 28 de febrero de 2013 a las 20:00 horas, el Colegio cardenalicio podrá adelantarlo antes de los 15 día previstos en la Constitución Apostólica (antes del 15 de marzo, pero no podrá retrasarse hasta después del 20 de marzo).

    Una vez esté la Sede Vacante, tendrán lugar las congregaciones donde se decidirá la fecha del Cónclave, fecha que seguramente conoceremos en los cinco primeros días del mes de marzo.

  7. Mientras está vacante la Sede Apostólica, el Colegio de los Cardenales no tiene ninguna potestad o jurisdicción sobre las cuestiones que corresponden exclusivamente al Sumo Pontífice. Mientras está vacante la Sede Apostólica, el gobierno de la Iglesia queda confiado al Colegio de los Cardenales solamente para el despacho de los asuntos ordinarios o de los inaplazables y para la preparación de todo lo necesario para la elección del nuevo Pontífice. Durante la Sede vacante tendrán lugar dos clases de Congregaciones de los Cardenales: una general, es decir, de todo el Colegio hasta el comienzo de la elección, y otra particular. En las Congregaciones generales deben participar todos los Cardenales no impedidos legítimamente, apenas son informados de la vacante de la Sede Apostólica.

    La Congregación particular está constituida por el Cardenal Camarlengo de la Santa Iglesia Romana y por tres Cardenales, uno por cada Orden, extraídos por sorteo entre los Cardenales electores llegados a Roma. La función de estos tres Cardenales, llamados Asistentes, cesa al cumplirse el tercer día, y en su lugar, siempre mediante sorteo, les suceden otros con el mismo plazo de tiempo incluso después de iniciada la elección.

    Durante el período de la elección las cuestiones de mayor importancia, si es necesario, serán tratadas por la asamblea de los Cardenales electores, mientras que los asuntos ordinarios seguirán siendo tratados por la Congregación particular de los Cardenales. En las Congregaciones particulares deben tratarse solamente las cuestiones de menor importancia que se vayan presentando diariamente o en cada momento. Si surgieran cuestiones más importantes y que merecieran un examen más profundo, deben ser sometidas a la Congregación general. Además, todo lo que ha sido decidido, resuelto o denegado en una Congregación particular no puede ser revocado, cambiado o concedido en otra; el derecho de hacer esto corresponde únicamente a la Congregación general y por mayoría de votos.

    El actual camarlengo es el cardenal Tarcisio Bertone, SDB nombrado por el Papa Benedicto XVI el 4 de abril de 2007; también es el actual Secretario de Estado de la Ciudad del Vaticano, cargo que desempeña desde el 15 de septiembre de 2006, por nombramiento del Papa Benedicto XVI.

  8. Para escuchar la entrevista en Aragón Radio sobre el Análisis de renuncia del Papa Benedicto XVI, puede hacerlo en:

    http://www.aragonradio2.com/radio?reproducir=73960

Deja un comentario