Entradas de la categoría ‘Derecho Canónico’

Sentido, ética y profesionalidad del Abogado de Familia

martes, 2 septiembre 2008

Estoy convencida de que todos los profesionales del Derecho que nos dedicamos al área del matrimonio y de la familia, teniendo siempre en la mira el horizonte fundamental de nuestra misión y el sentido de nuestra tarea, nos preguntamos por qué nos vemos a veces “ejerciendo” un poco de psicológos o de orientadores familiares. Esto es normal que nos suceda (sin quererlo ni buscarlo) porque nuestros clientes, cuando acuden a nuestro Despacho pidiendo orientación jurídica para su concreta situación matrimonial o familiar, nos hacen muchas confidencias personales e íntimas que ni siquiera se las han contado a sus más cercanos parientes. Sigue ...

Los cónyuges son los “primeros parientes”

jueves, 21 agosto 2008

¿”Y todavía no tenéis familia”? es la pregunta que comúnmente se le hace a una pareja de recién casados para saber si ya tienen hijos o vienen en camino o si piensan tenerlos pronto. Pareciera haber un “cierto acoso” por parte de algunos familiares y amigos hacia estos “recién casados”, que muchas veces no saben qué responder a tan insistentes preguntas de aquellos cercanos que sueñan con ser ya abuelos, tios o padrinos de bautismo. Detrás de esta inocente pregunta se esconde un error fundamental de apreciación acerca del concepto de “familia”. ¿Es que acaso no son ya familia entre sí los cónyuges? Sigue ...

Grave Defecto de Discreción de Juicio del Contrayente en Derecho Matrimonial Canónico

miércoles, 11 junio 2008

Para todos los actos jurídicos que celebran las personas a lo largo de su vida, se requiere un consentimiento adecuado y proporcionado para que sus actuaciones puedan ser calificadas como válidas y así desplieguen los efectos jurídicos con todas sus consecuencias. Obviamente, para celebrar válidamente un matrimonio, el consentimiento personal de los contrayentes debe alcanzar un mínimo de condiciones y requisitos dentro de lo que se considera un grado normal de madurez psicológica y salud psíquica. Se dice grado normal, puesto que para casarse válidamente no se piden cualidades o condiciones especiales a los contrayentes, ni tampoco un grado de inteligencia o de madurez superiores a lo normal. Sigue ...

La Simulación del Consentimiento Matrimonial en Derecho Canónico

domingo, 8 junio 2008

En el acto de simular debe existir una razón clara y contundente por la cual la persona se decide a declarar falsamente que quiere casarse. Deben darse dos motivos: 1. Un motivo que induce a querer adquirir el estado matrimonial, 2) y otro motivo que lleva a querer que el matrimonio que celebra sea inválido. El acto de simular consiste en expresar en modo serio y solemne la fórmula del consentimiento matrimonial, pero sin consentirlo con la voluntad. Si un contrayente declara no haber querido con su voluntad aquello que manifestó externamente con las palabras y/o los gestos, quiere decir que el acto celebrado no tiene valor jurídico y que por tanto fue un acto simulado en el que excluyó el objeto del mismo del matrimonio, lo que tendrá como consecuencia la nulidad matrimonial. Sigue ...

Páginas: Ant. 1 2 3 ... 4 5 6 7 8 9 10 11 12 Sig.