Un único procedimiento de divorcio y de división de bienes comunes

jueves, 3 enero 2013 | Categoría: Divorcio - 29.635 lect.

La Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, en su disposición final doce, hace una modificación al apartado 3 del artículo 438 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (LEC), al añadirle  una cuarta excepción, con la siguiente redacción: “En los procedimientos de separación, divorcio o nulidad y en los que tengan por objeto obtener la eficacia civil de las resoluciones o decisiones eclesiásticas, cualquiera de los cónyuges podrá ejercer simultáneamente la acción de división de la cosa común respecto de los bienes que tengan en comunidad ordinaria indivisa. Si hubiere diversos bienes en régimen de comunidad ordinaria indivisa y uno de los cónyuges lo solicitare, el tribunal puede considerarlos en conjunto a los efectos de formar lotes o adjudicarlos”.

1. Es una de las novedades más importantes de esta ley porque permite acumular en los procesos de separación, divorcio o nulidad la liquidación de los bienes en común, sin tener que recurrir a otro procedimiento independiente, con lo que se modifica la Ley de Enjuiciamiento Civil y permite a los cónyuges casados en un régimen distinto al de gananciales dividir sus bienes comunes.

Esta reforma es positiva para los juzgados porque les evita la “multiplicidad” de procedimientos y también para las parejas que se divorcian, ya que podrán resolver su situación patrimonial en un único procedimiento, mejorando así la economía procesal y aminorando los costes para las partes en asuntos tan habituales como la división de la vivienda en proindiviso y otros temas económicos.

En la disposición final trece, se modifica el artículo 440 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, al establecer para el juicio verbal la misma previsión del juicio ordinario, ya que una vez admitida la demanda y el secretario judicial cite a las partes para la celebración de vista, se informará en la citación la posibilidad de recurrir a una negociación para intentar solucionar el conflicto, incluido el recurso a una mediación.

En la disposición final catorce, se regula la posibilidad de que el tribunal, durante el desarrollo de la vista, en atención al objeto del proceso, pueda invitar a las partes a que intenten un acuerdo que ponga fin al proceso, en su caso, a través de un procedimiento de mediación, instándolas a que asistan a una sesión informativa, pudiendo las partes de común acuerdo solicitar la suspensión del proceso para someterse a mediación o arbitraje.

Sin duda es una reforma positiva de economía procesal, porque ya no será necesario esperar a la sentencia de separación, divorcio o nulidad para pedir la división de los bienes en comunidad ordinaria indivisa, al permitir acumular la acción de división de cosa común con la acción de separación, nulidad o divorcio. Es de advertir que solo es posible en los casos de matrimonios no sometidos al régimen de gananciales.

2. Cabe recordar la Sentencia del Tribunal Constitucional del 16 de febrero de 2012, que declaró que el artículo 43.1 del Código de Familia catalán es inconstitucional, porque invade competencias exclusivas del Estado sobre legislación procesal, reservadas en el artículo 149.1.6 de la Constitución Española, por lo que “no se adecúa al orden constitucional de distribución de competencias”.

El art. 43.1 del Código de familia catalán, sustentándose en la economía procesal, permite a los matrimonios en régimen económico de separación de bienes acumular en el mismo procedimiento de separación, divorcio o nulidad los trámites para la división de los bienes comunes de la pareja.

El artículo 149.1.6 de la Constitución Española dice: 1. El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias: 6. La legislación mercantil, penal y penitenciaria; legislación procesal, sin perjuicio de las necesarias especialidades que en este orden se deriven de las particularidades del derecho sustantivo de las Comunidades Autónomas.

La Sentencia del Tribunal Constitucional afirma que la cuestión que resuelve la norma catalana “no es exclusiva de Cataluña, ni jurídica ni socialmente”, ni del régimen de separación de bienes, concluyendo que el derecho autonómico no puede establecer una innovación procesal como la que incorpora el artículo impugnado. Y que una especialidad procesal “pueda considerarse más o menos adecuada desde la perspectiva de la política legislativa en función de la realidad no es una razón que legitime constitucionalmente una innovación procesal de origen autonómico”.

La sentencia del Tribunal Constitucional tuvo un voto particular, que sostiene que este artículo “ha vivido pacíficamente en nuestro ordenamiento jurídico durante años, se ve expulsado precisamente en un momento en que la política de racionalización, economía procesal y ordenación del gasto público es predicada por los responsables de los poderes públicos” y que el régimen económico de separación de bienes es una singularidad del derecho sustantivo autonómico, por lo que el artículo impugnado “no sólo se corresponde con una institución singular del derecho catalán sino que también responde adecuadamente a la realidad social”.

Ahora, con esta reforma legal de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, que modifica la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (LEC), ya es posible un único procedimiento de divorcio y de división de bienes comunes, quedando solventada esta cuestión al tratarse ésta de una reforma de la legislación procesal estatal, cuya competencia es exclusiva del Estado.

Por: Patricia Alzate Monroy, Abogada y Doctora en Derecho

 

 

13 comentarios a “Un único procedimiento de divorcio y de división de bienes comunes”

  1. Hay que tener en cuenta que la extinción del condominio de la vivienda familiar puede hacerse cediendo su parte uno de los copropietarios al otro, recibiendo el cedente una compensación económica que estará sujeta al pago de las respectivas obligaciones tributarias, mientras el otro titular adquiere el dominio del inmueble. Así, uno de los cónyuges deja de ser propietario y a la vez deudor hipotecario, cediendo la propiedad de la finca gravada al otro que, además de titular en exclusiva sobre dicho inmueble, se convertiría en único deudor hipotecario. Esta fórmula de extinción del condominio podría ser beneficiosa para ambas partes.

    Si la vivienda familiar está ya pagada (no tiene hipoteca) sería más sencillo. Pero si aún tiene una hipoteca en la que ambos cónyuges son deudores solidarios y el acreedor es una entidad de crédito, ésta debe prestar previamente su consentimiento, mediante una novación modificativa de la anterior escritura de crédito o préstamo hipotecario ante Notario.

    Es muy probable que el Banco, antes de otorgar su consentimiento, analice detalladamente la solvencia económica de quien se queda con la vivienda y la hipoteca con la posibilidad de solicitar un avalista.

    De no obtener el consentimiento del acreedor, aquella parte que cede la propiedad no podría liberarse de la carga que supone la hipoteca y seguiría siendo deudora solidaria del préstamo o crédito hipotecario, a pesar de haber perdido la propiedad de la vivienda.

  2. En el proceso de liquidación en el régimen de separación de bienes, si es de mutuo acuerdo, procede la homologación de los pactos liquidatorios del régimen de separación de bienes.

    Es presupuesto necesario para que se estime la acción de división de cosa común, acumulada al procedimiento de separación, divorcio o nulidad, que no exista controversia sobre la titularidad de los bienes. En ese supuesto, si existiera conformidad de las partes, en las deudas que pesen sobre dichos bienes será objeto de pronunciamiento.

    La acción de división de cosa común, no acumulada al procedimiento matrimonial, no es competencia del juzgado de familia sino del juzgado de instancia que se turne y el procedimiento a seguir será el declarativo que por cuantía corresponda.

    En los procedimientos de modificación de medidas no cabe la acumulación de la acción de división de cosa común.

  3. Se considera conveniente que, en el proceso de liquidación de la sociedad de gananciales, las partes soliciten que puedan incluirse en el inventario del pasivo social los créditos que un cónyuge pueda tener contra la sociedad como consecuencia de los pagos de vencimientos de deudas comunes y cargas de la sociedad realizados desde la fecha de formación del inventario hasta la de efectiva liquidación de la sociedad de gananciales.

    Por aplicación de lo establecido en los artículo 103.4ª y 91 del Código civil, si hubiere petición expresa de parte, el juez puede pronunciarse sobre el pago de los préstamos pendientes de amortizar, siempre que no hubiere divergencia entre las partes sobre el carácter común de la deuda, nombrando administrador del patrimonio común a uno de los cónyuges o progenitores o a un tercero.

  4. jose andres contreras dice:

    Magnifico, Dios le bendiga, en la provincia necesitamos mucha ayuda.

  5. coromoto dice:

    Buenas tardes necesito que por favor me orientes con respecto a mi divorcio que se realizo en el año 2000, en donde se hizo a la voluntad de mi ex. El hizo todos los tramites y yo solo firme sin leer porque segun el, el divorcio salia mas caro esas fueron sus palabras. A mi no me incluyo en sus bienes y todo lo que tenemos ha sido en comun.

  6. Enriqueta dice:

    Quiero saber por qué de acuerdo al articulo 608 del CPC venezolano el estado, el divorcio y la separación de los cónyuges no se maneja a través de un arbitraje.

  7. ramon dice:

    Tengo 60 año quiero divorcirme soy pensionista no se como hacerlo y que es lo que le tengo que dar a mi mujer no tengo niños pequeños estan todos casados gracias

  8. MAICA dice:

    En divorcio contencioso ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer, con régimen de separación de bienes, sin hijos comunes, dice la Secretaria del Juzgado, en relación con la contestación a la demanda: que los apartados relacionados con el mobiliario y objetos o enseres del esposo y saldos de cuentas bancarias o dinero privativo del esposo, a su favor, exceden del objeto del procedimiento, y o desistimos en 5 días, de dichos pedimentos o el Tribunal resolverá. Entiendo que debo aclarar por escrito, las últimas reformas y que nos ampara el art. 103 del c.civil, así como los arts. 773, 774 y 438 y siguientes de la LEC.
    Por favor, espero contestación.

  9. sebastian dice:

    Estoy divorciado desde hace tres años, mi ex utiliza el piso que compre con lo cual puse a nombre de mi hijo en la escritura hay una clausula en la que dice que compramos el usufructo por cincuenta y cinco mil euros. Ahora estamos divorciados y mi ex difruta integramente de dicha vivienda, tengo derecho a reclamerle la mitad? gracias por contestar

  10. karla dice:

    Mi actual prometido se caso por la iglesia catolica, duro un año de casado y su “esposa” dejo de tener relaciones sexuales con el y empezo con una mujer, jamas se casaron por el civil, pero tienen un hijo, se puede anular el matrimonio?

  11. […] que tengan por objeto obtener la eficacia civil de las resoluciones o decisiones eclesiásticas, cualquiera de los cónyuges podrá ejercer simultáneamente la acción de división de la cosa común respecto de los bienes que tengan en comunidad ordinaria […]

  12. […] 811. Liquidación del régimen de participación. 1. No podrá solicitarse la liquidación de régimen de participación hasta que no sea firme la resolu… 2. La solicitud deberá acompañarse de una propuesta de liquidación que incluya una estimación […]

Deja un comentario